El IFE presta su último servicio

   


Durante más de dos décadas el Instituto Federal Electoral (IFE) garantizó la transición pacífica del poder, hoy, ya en su aniquilamiento por caprichos y componendas de los partidos y la presión del PAN, brinda su último servicio a la república: asegurar la transición del IFE al nuevo órgano electoral, el Instituto Nacional Electoral (INE).


No se puede ignorar, y menos aplaudir, que el IFE desaparezca por razones como el que la democracia no avanza en los estados debido al control que ejercen los gobernadores en los institutos electorales de cada entidad federativa para entregar   la organización de los comicios a los partidos políticos nacionales. La verdad sea dicha, los partidos decidieron renovar condiciones de inseguridad en donde los problemas ya habían sido superados y  estaba consolidada la democratización de los procesos electorales.

A los legisladores no les inquieta que en algunos estados no se den los equilibrios entre poderes ni que exista regulación alguna en materia de las relaciones entre el poder y los medios, algo les representa que el voto sea objeto de mercado en el congreso estatal y en los cabildos municipales.

Los dirigentes de grupos parlamentarios de los institutos políticos se decidieron  finalmente por abrir una avenida de acercamiento con los consejeros electorales que antes ni por asomo consideraban. Hoy los diputados, lo mismo del PAN que del PRD, o de forma más discreta el PRI, circulan por caminos que llevan al IFE a su fin, como lo consideró el Diputado y Presidente de la Junta de Coordinación  Política de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, que debido a la importancia de la construcción de las leyes secundarias de la Reforma Político-Electoral, los legisladores cuenten con la experiencia y conocimiento técnico de los consejeros electorales, en un marco de “colaboración fructífera” entre la Cámara de Diputados e IFE.

Para el legislador perredista la reunión que tuvo entre  los integrantes de la Jucopo con los cuatro consejeros electorales, encabezados por Lorenzo Córdova Vianello como presidente provisional del IFE,  se desarrolló de forma muy interesante, y consideró oportuna la preocupación de los consejeros en torno a los tiempos legislativos.

Y es que mucho  se ha venido hablando de que el marco jurídico secundario de la Reforma Político-Electoral implica la legislación a nivel general, y a mayor detalle,  es la necesidad de la precisión de por lo menos tres o cuatro leyes, y de la conveniencia de adecuar los instrumentos ordinarios específicos como el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), así como otras reglamentaciones relativas a la fiscalización.

Ante los riesgos, ya sobran las advertencias que acompañan a la Reforma Político-Electoral generada por presión y como cambalache político. Nadie ignora que esta Reforma haya seguido un camino efectivo por sí misma en beneficio de la democracia. El legislador perredista viene asumiendo que se tendrá que acelerar el paso en las discusiones correspondientes, y que los tiempos  establecido por propia reforma constitucional se acortan, además de que las fechas electorales se estrechan y el disparador apunta a un objetivo colectivo: la paz política.

También participante de la reunión con los consejeros, el diputado del PRI Héctor Gutiérrez de la Garza, manifestó que la Jucopo prepara el acuerdo para la designación de los 11 consejeros del INE, y que el punto de partida es sobre reglas muy claras. Advirtió que la Cámara de Diputados tiene un plazo de 120 días a partir de la publicación de la reforma constitucional en materia política y electoral, por tanto, alerta que los tiempos, la legislación federal y local requieren de mucha voluntad y creatividad política.
El nombramiento de los 11 consejeros de INE  se perfila como el principio de una nueva época electoral, no menos incierta porque con facilidad los legisladores desatienden los mandatos de la Constitución.
Los consejeros electorales no han dejado pasar oportunidad para referirse a que algunos asuntos que contempla la Reforma Electoral deben atenderse puntualmente en la reforma secundaria y, por tal motivo, han ofrecido la colaboración técnica. A simple vista, la organización de 9 procesos electorales estatales y la convocatoria a expedir por la Cámara de Diputados para nombrar a los 11 consejeros electorales del INE.
El consejero Lorenzo Córdova Vianello, presidente por un mes del Consejo General del IFE, manifestó en conferencia de prensa: “Nuestro mandato continúa hasta en tanto no sean nombrados los consejeros electorales del INE, y esto tiene que ocurrir dentro de los próximos 120 días, contados a partir de la publicación de la reforma constitucional en materia electoral, que tiene que ocurrir en breve”.
Destacó Córdova Vianello que ello significa que todos los procesos y todos los servicios que el IFE brinda a la ciudadanía, a todos los partidos políticos y los proceso que están en curso, se vendrán realizando puntualmente con  el objetivo de hacer una transición del IFE al INE lo más trasparente, sin sobresaltos y ordenada posible.
Cuestionado los reporteros adscritos a la Cámara de Diputados sobre su sentir, originado por la inestabilidad política-electoral de los partidos políticos y sus representantes en el Congreso, Lorenzo Córdova respondió que siempre se han mostrado respetuosos debido a que se trata de decisiones políticas, y máxime cuando éstas son constitucionales. Puntualizó que no se trata de un asunto menor, sino de un proceso constitucional; explicó que debido a que la reforma electoral no ha concluido, se trata de brindar el conocimiento, la experiencia acumulada por el IFE a disposición de los legisladores para que las normas secundarias culminen bien. Destacó que se tiene adelante un compromiso colectivo para el cual se procesan pacíficamente las diferencias políticas. Eso se ha logrado y el compromiso es que esto se consolide aún más, con todo y la reforma electoral.
Sostuvo que se muestran convencidos de que es pertinente, siempre que existan reformas electorales y que se  adecuen las normas a las vicisitudes políticas, a los dilemas políticos que se presentan. Precisó que las normas, siempre, es pertinente que se amolden. Aseguró que la decisión ha sido la de un cambio muy importante y que no se trata de sólo un ajuste, sino que se ofrece un replanteamiento en muchos sentidos, una refundación, en muchos sentidos también, del sistema electoral, y somos respetuosos del punto. Manifestó que  algo que tenemos como sociedad es que en el futuro, que se trata también de una referencia al ámbito internacional, ya que el prestigio que nuestro país a través de los órganos electorales y concretamente, del Instituto Federal Electoral, y se ha ganado en el futuro, se siga cimentando, se siga consolidando.

Para Córdoba Vianello el compromiso es que las elecciones dejen de ser uno de los temas de preocupación fundamental de la sociedad mexicana para pasar a ocuparnos de otros temas que son los grandes problemas fundamentales de nuestro tiempo. Subrayó que su permanencia está garantizada hasta en tanto no se nombren los consejeros del Instituto Nacional Electoral, gracias a un transitorio a la reforma constitucional. Aseguró que no habrá ningún proceso del IFE que se vea alterado, ni de los servicios que brinda a la ciudadanía, ni de los que se ofrecen a los partidos políticos en términos de la administración de sus gestiones, financiamiento público, acceso a radio y televisión, ni tampoco los procesos, algunos muy delicados, que están en curso, como por ejemplo el de la constitución de nuevos partidos políticos, que hoy sabemos, porque se han presentado tres solicitudes de registro el viernes pasado, tienen que seguir los plazos que fija la ley y no pueden interrumpirse. Hasta ahí nuestro compromiso.

A la  pregunta de que si los consejeros van a participar en el proceso de su candidatura, la consejera María Marván Laborde respondió que el transitorio establece que será decisión personal de los consejeros, quienes quieran someter su candidatura al proceso y ser revisados por el consejo conformado por siete personas, tres nombrados por la Junta de Coordinación Política, dos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y dos más por el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos. Consideró que quedaba claro que no se habló nada en términos de quiénes serían los consejeros ni mucho

menos; simplemente la preocupación de que esto se haga en tiempo y forma, lo que tendrá que realizarse a la brevedad posible, emitir la convocatoria.

Al tajo de la pregunta de un reportero insistiendo sobre la participación en el proceso de nombramiento y de los tiempos, el consejero Marco Antonio Baños, respondió que lo más relevante en el proceso de transformación que está habiendo del IFE hacia el Instituto Nacional Electoral radica en que hay la definición de un procedimiento, ¿cómo se va a renovar a los Consejeros Electorales?, eso es lo más relevante, independientemente de los intereses personales que cada quién pudiera tener. Explicó que los actuales consejeros que están en funciones tienen un compromiso, que consiste en generar una plataforma de lanzamiento adecuada del nuevo Instituto Nacional Electoral pues sería irresponsable actuar de otra manera. Indicó que se encuentran en ese proceso de generación y que habrá que esperar a que la convocatoria que emita la Cámara de Diputados esté preparada. Reiteró que el procedimiento es muy claro: los tiempos y los plazos los van a fijar justamente dentro de la propia convocatoria, con una disposición que está vigente en este momento, que indica que esa designación tendrá que ser dentro de un plazo de 120 días, así que en el momento que se emita la convocatoria, el mismo documento dirá cuáles son las fases sucesivas.

Por otro lado, planteó que los consejeros electorales se encuentran ocupados en una parte que es para ellos importante, el concluir programáticamente muchas actividades del IFE y al mismo tiempo dejar un buen arranque para el nuevo Instituto Nacional Electoral en la parte en la planeación integral del proceso electoral, en la parte de la definición reglamentaria que se tendrá que hacer a partir de esta reforma constitucional. Y precisó que serán los nuevos consejeros  los que decidan cuáles son los impactos que los reglamentos institucionales tendrán, una vez que se hayan aprobado las leyes secundarias, porque recuerden ustedes, habrán de emitirse algunas legislaciones generales que están mandatadas por la propia Constitución.

Aseguro Baños Martínez que por su parte, los consejeros han conversado hoy con mucha claridad con los señores diputados para presentar sus preocupaciones concretas, y hemos recibido un trato afable de parte de los legisladores de la Junta de Coordinación Política, y por supuesto que no hay ninguna intención de venir a buscar una ratificación en ningún cargo por parte de los Consejeros Electorales; estamos simplemente cumpliendo con una responsabilidad estrictamente institucional.

En su oportunidad, el consejero Benito Nacif Hernández habló en relación a  los cuatro temas o cuatro aspectos de la reforma que pueden mencionarse rápidamente; el que tiene que ver con la transición del actual modelo de administración electoral que tenemos, al que nacerá a partir de la reforma, y que esta transición se dé en forma ordenada para que se puedan realizar los procesos electorales que inician este año, pero que concluyen con las elecciones del 2015, y estamos hablando de las elecciones intermedias en la que se renovará la totalidad de la Cámara de Diputados, ése es el proceso federal, más 17 elecciones locales, entre las cuales hay 9 elecciones de gobernador.  Se perfila como una de las principales preocupaciones, que comparten con los integrantes de la Junta de Coordinación Política es la que tiene que ver con que la transición hacia al INE y hacia el nuevo Sistema Nacional de Administración y el Sistema Nacional Electoral se dé de forma ordenada, de manera que estos procesos electorales se realicen en tiempo y forma.

El otro tema se relaciona con la credencial para votar; puesto que  se trata de un documento muy importante que en nuestro país que no solamente sirve para votar, sino también se utiliza para identificarse, es el medio de identificación personal más usado, más accesible y más seguro que tenemos los mexicanos, por ello  expresan su preocupación respecto a que la validez y la vigencia de estos documentos permanezca y se asegure en la ley.

También se considera la importancia de que las legislaturas  estatales, una vez que se publique la reforma electoral, empiecen a hacer el trabajo que les corresponde de acuerdo con los nuevos contenidos de la Reforma Electoral para modificar sus propias constituciones y cambiar la legislación secundaria estatal, y que se dé certeza jurídica en la organización de estos 17 procesos electorales locales. Igualmente se analiza la importancia, no solamente de que el Instituto Nacional Electoral se integre de forma oportuna de que  se elija a los consejeros que formarán parte, sino además se dejó claro desde un principio que la integración del INE se da a partir de la elección de los consejeros del Instituto Nacional Electoral,  de los integrantes  de los organismos públicos locales electorales, que así los denomina la Constitución,  y que las nuevas autoridades electorales locales se integren oportunamente y que la transición de los actuales institutos y consejos a los organismos públicos locales electorales también se dé en forma ordenada y de acuerdo con los plazos que se requieren para que estén operando oportunamente en la organización de los procesos electorales.

Y finalmente Nacif  se refirió a que hay detalles de los procesos electorales que a partir de la reforma en que se nacionalizan, hay aspectos de los procesos electorales locales que podrán ser delegados a los institutos electorales locales. Además, dijo que trataron sobre la necesidad de que estos ajustes en el reparto de las atribuciones entre autoridades electorales federales y locales, también se dé en forma que garantice la certeza y que no desarticule procesos que actualmente están funcionando de forma adecuada.

Planteó el consejero Nacif,  que no es objetivo de los legisladores, que la reforma vaya solamente va a resolver problemas que se tienen detectados y que los cambios deben estar acotados a la solución de esos problemas. Al respecto de los acuerdos, convino que el único fue seguir colaborando; la colaboración entre el Poder Legislativo y la autoridad administrativa encargada de organizar las elecciones, por supuesto pone a disposición experiencia y conocimientos técnicos. Nacif comentó que salieron de la reunión convencidos de la necesidad de que este diálogo se dé de manera más fluida entre la autoridad administrativa y el Poder Legislativo.